Descubre la República Checa más dinámica y artística

Galerías estimulantes, barrios efervescentes y la resurrección de la animación checa en un destino de arte y diseño que quizás no te esperabas. Descubre en tu visita a la República Checa un país diferente, más allá de la piedra y el agua.

Por: Rafael de Rojas

Publicado: Julio 19, 2021

En revistas y catálogos, en reportajes y relatos de amigos, siempre nos llega una República Checa concreta. La de la piedra y el agua y la de los palacios renacentistas y los aristocráticos balnearios. E incluso la de las callejuelas medievales que, a la vuelta de la esquina, se asoman a las luces de las vanguardias artísticas del siglo XX y, un poco más allá, a los senderos que atraviesan bosques encantados. Pero, si se mira bien, en los cimientos de todo esto está una República Checa inquieta y audaz que siempre fue así; un país bien situado en la vanguardia que tocaba en cada siglo. Es el de la Gran Moravia bajomedieval de fortalezas inexpugnables que inventó el alfabeto eslavo para expandirse, además del reinado que funda la Universidad Carolina de Praga, la más antigua del centro de Europa, como corazón y motor del Sacro Imperio Romano Germánico.

escultura carlos iv praga

Es también un país imbuido de Renacimiento –cuando la razón y el hombre se adoptaron como medida de todas las cosas– que levanta los más hermosos edificios góticos de Europa mientras alimentaba su curiosidad por la cultura española y por todo lo que venía de América. Es, más adelante, el estado que hizo de la delicadeza y la belleza serena la materia prima de las ciudades balnearias que hoy parecen salidas de un sueño; las que contribuyeron a conformar Europa reuniendo a sus élites llegadas en el novedoso ferrocarril a los palcos de los conciertos y las óperas más punteras de los siglos XVIII y XIX. Y el que, poco después, imprimiría su carácter en las vanguardias creativas que exploraron por primera vez la manera de cambiar el mundo a través de unas artes que ya nunca volverían a ser decorativas. Es, en fin, el país genéticamente libre que se sacudió a los nazis para luego emprender contra el comunismo la más romántica revolución cívica del siglo XX, la Primavera de Praga.

¿Qué ha llegado hasta hoy de ese enérgico territorio? Si aplicamos a la República Checa la ley de conservación de la energía, la conclusión es que nada de esto se ha evaporado en el aire, sólo se ha transformado en un nuevo dinamismo que, cómo no, conecta con las inquietudes del siglo XXI. Puede que no sea fácil de rastrear para el visitante desprevenido, pero podemos seguirle la pista en manifestaciones culturales, como la pujanza de las galerías de arte de Praga y el barrio de Holešovice o la nueva vida de las artes decorativas, el vidrio y la legendaria animación audiovisual checa.

galería nacional praga

Galerías de Praga

En Praga, la cuenta de las galerías y museos, públicos y privados, se hace en decenas. Con una oferta tan populosa, lo lógico es que haya de todo, pero si lo que se quiere es asomarse a lo que se cuece en el arte checo de hoy, bien se puede empezar por galerías centradas en los artistas locales (modernos y contemporáneos), como Nová Galerie donde exponen artistas contemporáneos como Adam Štech, Jakub Špaňhel y Jiří David o Cermak-Eisenkraft, en pleno casco antiguo y con obras que parten de la posguerra de la Segunda Guerra mundial al momento contemporáneo. Hay también galerías históricas, como la de Václav Špála, de 1957 y protagonista en la evolución del arte checo en los 60 y 70 o la misma sala museística ubicada en el Palacio Veletržní, que es parte de la Galería Nacional de Praga, y en la que se pueden conocer las aportaciones checas a las vanguardias, encabezadas por el movimiento The Eight (Osma), un colectivo de ocho artistas locales, pero donde también se puede conocer la escuela funcionalista Devětsil de Karel Teige, que llevó a Praga a leyendas como Man Ray, Le Corbusier, Mayakovsky, Paul Klee, Walter Gropius y André Breton. Si de lo que se trata es de saber más de funcionalismo, el edificio Mánes pertenece a este estilo y cuenta, en una construcción de esta tendencia adosada a una histórica torre de agua en 1930, con un espacio expositivo dedicado a la vanguardia.

 

galeria glassimo praga

Tratándose de la capital checa, también existen galerías que destacan no sólo por su contenido, si no por la belleza del lugar en el que las obras se exponen. Así, el Museo Kampa muestra una peculiar colección contemporánea en un molino del siglo XV con una interesante restauración: el molino Sova. Uhelný mlýn (Molino de carbón) es también un edificio industrial único de principios del siglo XX, y la Galería de Química, es otro peculiar edificio industrial recuperado ubicado en Praga 7, en la antigua sede de una compañía eléctrica. Por su parte, la Galería Leica Praga se especializa en fotografía contemporánea checa y eslovaca y es el lugar donde adquirir buenos libros de imágenes tras asistir a exposiciones siempre más que interesantes.

La lista es mucho más larga e incluye la céntrica y bulliciosa sala Dvorak Sec Contemporary (DCS Gallery), siempre atenta a la producción artística del siglo XXI, o la Galería Rudolfinum, ubicada en el espacio cultural que se ha abierto en un edificio neorrenacentista, con un fundamental salón de conciertos y un gran café de aire decimonónico, todo ello diseñado por J. Schulz, el artífice del Teatro Nacional de Praga. También hay galerías independientes como Jiří Švestka, la más reconocida internacionalmente, que se asoma al arte de Europa Central, o Zdeněk Sklenář, que recorre las artes plásticas checas partiendo del siglo XIX.

Dvorak Sec Contemporary

Diseño: más que artes decorativas

Con un pie fuertemente afianzado en la tradición de las artes decorativas, tan importantes durante siglos en el país, los diseñadores checos actuales muestran sus obras principalmente en Praga. La Galería FOX, en la calle Karolíny Světlé del casco antiguo, propone una alianza entre el arte moderno y el diseño contemporáneo checo, para la que se vale de cualquier artesanía aplicada, desde los arreglos florales a la construcción de muebles. Prague Art & Design, con una galería en la calle Martinská del casco antiguo, amplía también la mirada partiendo de las artes plásticas para llegar a los objetos de diseño y a las joyas. En la galería Kvalitář, el interiorismo y el diseño de muebles y objetos decorativos también se propone alcanzar la categoría de arte.

La República Checa cuenta también con una histórica tradición de obras en vidrio que en la actualidad se traduce en diferentes artesanos repartidos por el país. Para acceder a su obra, en la praguense Galería Kuzebauch situada en el barrio histórico de Břevnov, expone piezas de formas y materiales únicos de artistas emergentes y otros ya reconocidos en su campo. Por su parte, la sala Vaso Gordana acoge los distintos objetos de vidrio creados por la reconocida artesana y diseñadora Gordana Turuk, que traslada a sus obras conceptos como la familia, la amistad o la humildad. En la Galería Glassimo, el cristal comparte espacio con la porcelana de la mano de maestros vidrieros checos como Bořek Šípek, Jiří Pačinek y Kateřina Smolíková y el diseñador de porcelana Daniel Piršč.

 

Galeria Kvalitar

El barrio donde sucede todo

Holešovice, el barrio más activo, creativo y vital de la República Checa, fue a principios del siglo XX el corazón mercantil y portuario de Praga. Sus edificios fabriles, sus almacenes y talleres conocen hoy una segunda vida en forma de estudios de jóvenes artistas, diseñadores o arquitectos que conviven con lofts y sedes de compañías tecnológicas. A su alrededor, ha surgido un ecosistema de cafés, galerías alternativas, tiendas de diseño y espacios para conciertos.

Para tomar el pulso a la vida cotidiana de esta zona, nada mejor que acercarse al Mercado de Holešovice, ecológico y muy checo en sus puestos de frutas y verduras frescas, miel, setas o flores. Las fábricas del antiguo puerto se han transformado en espacios como el inmenso Vnitroblock, en el que el diseño se palpa en sus tiendas peculiares, cafés, salas de exposiciones y escenarios para conciertos. Hay ejemplos de artísticas marcianadas como Paralelní Polis (“la ciudad paralela”), que se declara “instituto de criptoanarquía” y que podría disputar el título a cualquiera de los cafés más peculiares del mundo. O el Cross Club de la calle Plynární, de alma industrial y con una decoración a ratos clásica, a trechos rayana en el ciberpunk; café de día y sala de conciertos de noche. La residencial Marina de Praga, la zona grafitera de la calle Papírny o el centro de arte contemporáneo Dox, con su reluciente zepelín de metal en la azotea, son sólo algunas de las sorpresas que le esperan al visitante.

 

nafilm museo del cine

La nueva vida de la animación

La animación audiovisual checa, nacida tan tempranamente como en los años 20 del pasado siglo, cumple ahora cien años con un renacimiento que ya es mucho más que un rumor. La personalidad de sus obras es fácilmente reconocible por la fuerza de su fantasía y por sus técnicas ingenuas (vistas hoy) y encantadoras: collage, marionetas o barro. Para conocer su edad de oro, la que transcurre entre los años 50 y 80 del siglo XX, hay que acercarse al praguense NaFilM, el Museo Nacional de Cine, donde las exhibiciones interactivas permiten a las familias reconstruir toda esta historia, asistir a proyecciones y acceder a experiencias como la elaboración de máquinas de cine, los efectos especiales o la creación de hologramas.

En NaFilM se dan algunas pistas de lo que viene, pero para conocerlo de primera mano hay que acudir al festival de películas de animación Anifilm, en Třeboň. En su segunda década de existencia se ha convertido en un estimulante encuentro cultural en el que se exhiben tendencias, métodos, tecnologías y técnicas de animación contemporáneas. Si lo que se quiere es asomarse a lo ultimísimo, requiere un poco más de esfuerzo y hay que acudir a las salas de exhibición de los lugares donde se está formando la nueva generación de animadores que ya está dando que hablar: la Escuela de Cine y Televisión de la Academia de Artes Escénicas de Praga, la Academia de Artes, Arquitectura y Diseño de Praga o la Universidad de Bohemia Occidental.

Sigue leyendo más sobre Praga

DAVID ČERNÝ: Una ruta irreverente por Praga.


Polémico, controvertido y osado, el escultor checo David Černý ha instalado buena parte de su obra en los espacios públicos de Praga, de modo que suele sorprender a los visitantes con su irreverencia y sentido crítico. Sus famosas esculturas son una excelente excusa para recorrer las calles de la capital checa, más allá de lo habitual.

10 cosas que hacer en Praga para que sea un viaje inolvidable.


Si eres de los que escribe un listado para hacer la compra, planifica su trabajo por horas y le gusta organizar la maleta con antelación, te va a gustar ir tachando estas 10 experiencias de tu lista de “cosas que hacer en Praga”. Si viajas 3 o 4 días a la capital checa, tendrás tiempo de hacerlo todo (y sin agobios).

Inagotable PRAGA : para viajeros expertos

La capital checa no se agota nunca, siempre sorprende con una novedad, revela un secreto bien guardado, se reinventa, experimenta sabores nuevos y propone itinerarios que alejan al viajero de los circuitos demasiado transitados. Anímate a descubrir las otras facetas de Praga con estas opciones fuera de lo común.

Arte Cultura Diseño Experiencia viajera Itinerarios Sabores
10 cosas que hacer en Praga para que sea un viaje inolvidable

Si eres de los que escribe un listado para hacer la compra, planifica su trabajo por horas y le gusta organizar la maleta con antelación, te va a gustar ir tachando estas 10 experiencias de tu lista de “cosas que hacer en Praga”. Si viajas 3 o 4 días a la capital checa, tendrás tiempo de hacerlo todo (y sin agobios). 

 

Arquitectura Arte Patrimonio
Tres marcas checas para descubrir esencias nacionales

Emprendedores, ingeniosos, trabajadores, de espíritu mercante y mucha mano izquierda para la exportación… El pasado comunista de Chequia a menudo eclipsa, desde la distancia, una esencia nacional: su industria y espíritu proactivo.

Arte Cultura Diseño Experiencia viajera