Karlovy Vary y Ústi Nad Labem: Descanso, aventuras y memoria

Es el momento de poner rumbo hacia el noroeste de Chequia, donde tomar un respiro para maravillarnos con la historia y todas las opciones de descanso y esparcimiento que ogreen las regiones de Karlovy Vary y Ústi nad Ladem. Prepárate para un viaje de relajación y descubrimientos fascinantes.

Por: Jess Garbarino

Publicado: Octubre 11, 2023

Los viajes son para relajarse y consentirse. Pero todo alcanza otros niveles cuando el destino elegido es el mismo que han frecuentado por siglos reyes, nobles y celebridades expertas en el lujo y los placeres de la vida. Así es la región de Karlovy Vary, que también sorprende a los visitantes con otras interesantes facetas. Se trata de una región que ofrece hermosas vistas, spas para eliminar todo el estrés y la oportunidad de descubrir grandes historias mientras se brinda con una copa de licor Becherovka.

La emoción, las aventuras y los hallazgos pueden multiplicarse si se decide agregar al recorrido la región fronteriza de Ústi nad Labem, que cuenta con paisajes naturales asombrosos y un rincón que es preciso visitar para comprender la importancia de la memoria, el respeto y la tolerancia: el campo de concentración de Terezin.

Karlovy Vary y Ústi nad Labem son dos regiones llenas de contrastes donde los viajeros encontrarán el justo equilibrio de descanso, aventuras, bienestar e historia. ¡Recorre esta sorprendente ruta de cuatro días por Karlovy Vary, Loket, Becov, Teplá, Mariánské Lázně, Terezin, la Suiza Bohemia y Ústi nad Labem!

DÍA 1

De Praga a Karlovy Vary y Loket

Traslado de Praga a Karlovy Vary, distante a 120 kilómetros.

Hay que dejar Praga atrás, mal que nos pese. Pero la renuncia a las bellezas de la capital será ampliamente recompensada en Karlovy Vary, la llamada “Ciudad Spa” de Chequia. El destino de la primera parada de esta ruta es el perfecto ejemplo de la elegancia de las ciudades spa tradicionales, con columnatas ostentosas, sanatorios exclusivos y una situación geográfica espléndida en medio de un valle cubierto de bosques.

Karlovy Vary es la ciudad más grande del famoso triángulo de los spas, donde antaño seguían sus tratamientos las personalidades más célebres de la vida artística y social de Europa. Hoy es el segundo destino más visitado del país y, por su original arquitectura, uno de los spas más hermosos del Viejo Continente.

Al llegar se puede disfrutar de un paseo por el casco histórico que bordea el río Teplá y sin falta se deberá llenar la típica jarrita de porcelana con las aguas de alguno de los manantiales curativos locales. El paseo divagará por unas calles de arcadas elegantes, con interesantes edificios como la casa Mlýnská o Tržní. Tampoco hay que olvidar echarles un vistazo a los majestuosos edificios del teatro, de los Baños Imperiales y la iglesia de Santa María Magdalena. Cerca de allí, brota de la tierra el manantial más caliente de Karlovy Vary, el Vřídlo.

Para obtener maravillosas vistas de la ciudad, habrá que subir a alguno de los miradores que la rodean. En un funicular, por ejemplo, se sube cómodamente al mirador Diana.

¡Pero que sería una estancia en Karlovy Vary sin llevarse a casa alguno de los productos locales! Entre los más significativos figuran los productos de cristal que elabora la famosa fábrica Moser, la porcelana de Thun y el exquisito licor de hierbas Becherovka, que se califica a menudo como el manantial número 13 de Karlovy Vary. También hay que degustar las obleas de balneario con distintos sabores, sin olvidar comprar algunas extras para aportarle dulce energía al resto del itinerario.

Loket

Distante a 14 kilómetros de Karlovy Vary

Después del almuerzo se puede poner rumbo a la cercana Loket, que se encuentra sobre una colina rocosa coronada con un hermoso castillo medieval y rodeada por el río Ohře en tres de sus lados. El centro de la ciudad es un área perfectamente bien conservada, donde se puede encontrar una hermosa plaza que cuenta con una columna barroca de la Santísima Trinidad y una serie de casas burguesas históricas. Cuenta la leyenda que este es el lugar donde el anciano Johann Wolfgang Goethe le pidió matrimonio a la joven Ulrika von Lewetzov, en la terraza del hotel Bílý kůň.

Una delicia de Loket que no hay que perderse es su cerveza local, elaborada en una pequeña fábrica situada en la plaza y llamada Svatý Florián. Pero sin falta hay que entrar al imponente castillo para recorrer sus patios, corredores, mazmorras y salas, que combinan el encanto del mundo antiguo con la belleza del crudo período medieval. Las pinturas murales ofrecen una visión de los jardines con árboles frutales, flores y pájaros que se pueden encontrar más allá de los muros. Asimismo, también se pueden ver las colecciones de armas, porcelana y vajilla de estaño. Las estancias están decoradas con muebles históricos pintados y, además, se puede visitar desde una antigua farmacia de Loket hasta un meteorito real. Al parecer, cayó en el patio en agosto de 1422 y el famoso poeta alemán Johann Wolfgang Goethe se interesó por él. La prisión del castillo, junto con la sala de torturas, son dos espacios bastante notorios. Varias de las frías y húmedas celdas del castillo se han conservado en las condiciones originales del periodo en el que esta servía de prisión municipal, entre 1822 y 1948.

Al final del día, hay que regresar a Karlovy Vary, que es un excelente centro de operaciones para recorrer toda la región del mismo nombre.

¡A descansar que vienen más aventuras!

Dónde dormir:

Hotel Spa Resort Sanssouci****

Dirección: U Imperiálu 198/11, Karlovy Vary.

Grand Hotel Pupp*****

Dirección: Mírové náměstí 2, Karlovy Vary.

Hotel Romance****

Dirección: Tržiště 384/37

 

¿Hambre?

Tusculum Restaurant

Dirección: Sadová 31, Karlovy Vary.

Becherplatz Restaurant
Microcervecería y cocina checa.

Dirección: T.G.Masaryka 57, Karlovy Vary.

Charleston Restaurant

Dirección: Bulharská 1273/1, Karlovy Vary.

Embassy Restaurant

Dirección: Nová Louka 21, Karlovy Vary.

 

DÍA 2

Karlovy Vary a Bečov nad Teplou, Mariánské Lázně y regreso a Karlovy Vary

El plan del día es salir a descubrir grandes tesoros checos. En el castillo de Bečov nad Teplou, distante a 23 kilómetros de Karlovy Vary, se puede ver una maravilla sin igual: el relicario de San Mauro, considerado el segundo tesoro más importante del país luego de las joyas de coronación. El museo que se organiza en torno a este fantástico tesoro relata la historia de espías y detectives que llevó por fin a encontrar el valioso relicario escondido en un sótano del castillo y también da cuenta de todos los delicados trabajos de restauración posteriores para devolverle su gloria original.

El relicario de San Mauro es un notable artefacto románico que data del primer tercio del siglo XIII. Se considera que es el artefacto de joyería románica más notable depositado en territorio checo. Los diamantes más antiguos utilizados para su ornamentación datan del siglo II. En el relicario descansan los restos de San Juan Bautista, San Mauro, San Timoteo y San Apollinaire. El relicario forma parte de una exposición permanente en el castillo y se exhibe en los espacios del comedor azul.

Otro punto importante se eleva sobre una alta roca justo al lado del castillo, es otra aparte del complejo que presenta otra estructura complementaria a la fortaleza. Los amantes de la naturaleza quedarán impresionados por el gran jardín botánico y el sendero centrado en la vegetación rocosa ("bioferrata") o por los barcos de libre acceso en el estanque.

Mariánské Lázně

A mediodía es el momento de continuar viaje, a lo largo de otros 25 kilómetros, hasta Mariánské Lázně.

¿Hambre?

U Zlaté Koule Restaurant

Dirección: Nehrova 27, Mariánské Lázně.

Česká hospůdka Restaurant

Dirección:  Klíčová 179, Mariánské Lázně.

Luego de la comida, es buena idea dar un largo paseo por Mariánské Lázně para descubrir su hermoso centro histórico, que permite a los viajeros sentirse transportados 100 años atrás en el tiempo. Lo que caracteriza a la ciudad son sus parques, jardines, columnatas, manantiales de aguas termales y fuentes que ofrecen un agradable recorrido lleno de encanto y relajación. Algo para tener en cuenta: cada hora, la Fuente Cantante se pone en marcha con un bonito espectáculo de música y aguas danzarinas.

Para descansar, hay que poner rumbo nuevamente a Karlovy Vary, distante a 59 kilómetros.

DÍA 3

De Karlovy Vary a Terezin y Ústi nad Labem

Llegó el momento de despedirse de Karlovy Vary para salir al encuentro de la historia. A 118 kilómetros se encuentra Terezin, una fortaleza construida como sitio de defensa por el ilustrado soberano José II, que lleva el nombre de su madre, la emperatriz María Teresa. Lamentablemente, el lugar se hizo conocido como prisión y luego, en la época de la Segunda Guerra Mundial, como gueto judío y campo de concentración. Allí es posible visitar el Memorial de Terezin, dedicado a las víctimas del Holocausto, que honra el inquebrantable valor humano y voluntad de vivir.

El monumento de Terezin comprende un complejo de edificios que se halla en las dos orillas del río Ohře. Sus partes principales son la Fortaleza Grande y Pequeña, construidas según el conocido proyecto de la escuela francesa de la ciudad de Mezières.

La sombría historia de Terezin se desarrolló durante la época de la Segunda Guerra Mundial. El sufrimiento diario y las condiciones de vida infrahumanas para las decenas de miles de judíos que fueron deportados a este lugar están presentes a cada paso. Durante la visita se camina por los antiguos sitios de alojamiento, la conocida capilla del cuartel de Magdeburgo, el Columbario con su sala de ceremonias y el Museo del gueto. Las placas conmemorativas y los cementerios en los alrededores de Terezin recuerdan las tristes historias de los que estuvieron encerrados en este lugar.

Ústi nad Labem

Terminando el recorrido este itinerario toma rumbo hacia Ústí nad Labem distante a 36 kilómetros de Terezin, donde esperan al visitante grandes sorpresas.

Por encima del río Elba se alza la ruina majestuosa del castillo de Střekov. Un monumento importante es también la iglesia neogótica de Nuestra Señora de la Asunción. Ambos resultan muy interesantes y es buena idea visitarlos para descubrir todos sus secretos.

Para llegar al palacete de Větruše, que tiene un restaurante con terraza, se puede usar un medio de transporte algo diferente: desde el centro comercial Forum sale un teleférico que recorre un tramo de 330 metros. El trayecto ofrece vistas excepcionales de la ciudad y el paisaje.

Para cerrar la tarde, resulta agradable dar un paseo por el Puente Mariano del año 1998, que fue incluido por la renombrada revista Structural Engineering International entre las diez construcciones más hermosas del mundo del último decenio del siglo XX.

Pero llegó la hora de descansar porque el cuarto día de recorrido propone una gran excusión a grandes paisajes.

¿Dónde Dormir?

Hotel Giovanni Giacomo****

Dirección: Vrchlického 1243, Ústí nad Labem.

Hotel U Kozičky****

Dirección: Rooseveltova 262, Ústí nad Labem.

Hotel Pivovar Monopol*** 

Dirección: Masarykova 433/42, Ústí nad Labem.

¿Hambre?

Na Rychtě Brewery

Dirección: Klášterní 75/9, Ústí nad Labem.

Větruše Restaurant

Dirección: Fibichova 392/23, Ústí nad Labem.

DÍA 4

Ústi nad Labem, Suiza Bohemia y Praga

Hay que desayunar fuerte y poner rumbo al Parque Nacional Suiza Bohemia, ubicado a 37 kilómetros de Ústí nad Labem, para despedir esta región disfrutando de grandes paisajes checos.

Los amantes del senderismo adorarán este recorrido de 15 kilómetros, cuyo punto de partida es Hřensko y demanda aproximadamente seis horas. La ruta hacia el desfiladero Edmundova soutěska, que recibió el nombre del príncipe Edmund Clary-Aldrigen, lleva primero hacia la monumental bóveda arenisca de la Puerta de Pravčice, que no en vano se reconoce como símbolo de la Suiza Bohemia. A continuación, se sigue subiendo por un camino forestal bajo peñones empinados y por puentes colgantes hasta llegar al pie de Malý Pravčický kužel o Cono Pequeño de Pravčice. Luego se continúa por el Sendero de Gabriel, pegado a las formaciones rocosas con vistas ocasionales a algunas de las más famosas, como el Homole cukru, traducido como Pilón de Azúcar y Křídelní stěna, que significa Peñón de Alas.

Por último, para despedirse de este paisaje inolvidable, es buena idea dar un paseo en un pequeño barco con vistas a los desfiladeros.

El balsero impulsa la embarcación con una pértiga, al igual que lo hacían sus antecesores, y va haciendo de guía para sus pasajeros. Durante la navegación, que dura unos 20 minutos, habla de la historia y el presente de los asombrosos desfiladeros.

Así, el recorrido por Karlovy Vary y Ústi nad Labem llega a su fin. Hay que recorrer los 128 kilómetros que llevan al viajero otra vez a Praga. Pero antes, habrá que despedirse de las vistas inolvidables y llevarse en la memoria y el corazón los más bellos atardeceres, para tener siempre razones para regresar a Chequia.

Sky Bridge 721, el puente colgante más largo del mundo

La pasarela Sky Bridge 721 se ha convertido, con sus 721 metros de extensión, en el puente colgante más largo del mundo. Se sitúa en el pueblo de Dolní Morava, al pie de la montaña Králický Sněžník, y permite caminar entre el cielo y la tierra. La emoción está servida a 95 metros sobre el suelo.

Arquitectura Aventura Deportes Experiencia viajera Naturaleza
Escapadas de un día desde PRAGA

La capital de Chequia es una excelente base donde alojarse para luego hacer excursiones de un día a las afueras y regresar por la tarde-noche. Te sugerimos cinco opciones imperdibles: Karlovy Vary, Terezin, Pilsen, Kutná Hora y Paraíso de Bohemia.

Aventura Experiencia viajera Itinerarios Naturaleza
Culto a las marionetas

Si tienen oportunidad, no se pierdan un espectáculo de marionetas en un viaje a Chequia. Da igual que no entiendan lo que dicen los personajes, lo importante es ver la relación especial que se produce entre  lo que ocurre a uno y otro lado del escenario.

Aventura Cultura Diseño Patrimonio