Kutná Hora, destellos de un pasado mejor

Entre Praga y Brno, alguna vez Kutná Hora fue la segunda ciudad más importante del país gracias a la riqueza de sus minerales. Algo de ese esplendor aun permanece en su hermoso centro histórico y en la majestuosidad de sus iglesias que marca un notable contraste con la atmósfera casi fantasmagórica de sus calles y rincones.
Por Juan Pablo Bertazza

Por: Colaborador invitado

Publicado: Junio 22, 2021

Ubicada en una zona muy accesible entre Brno y Praga, Kutná Hora fue en su momento la segunda ciudad más pujante del territorio gracias a su actividad minera. Curiosamente, el descubrimiento de la plata de Potosí empezó a sentenciar su declive. Sin embargo, pasar al menos un día en su atmósfera decadente, llena de palacetes abandonados y rincones fantasmagóricos que, sin embargo, aún conservan ciertos destellos de su glorioso pasado, es casi una obligación para quienes llegan a cualquier punto de Chequia. Y aunque es mundialmente famosa por su impresionante osario, lo cierto es que Kutná Hora ofrece varios puntos de interés que pueden hacer de su visita una experiencia inolvidable.

Vista de kutna hora desde ruta menhires

Ocho visitas imprescindibles en Kutná Hora

1. Estación de tren de Kutná Hora

Son varias las estaciones ferroviarias y de metro que, a lo largo de Chequia, contienen en sus pasillos y túneles valiosas instalaciones artísticas. Pero la de Kutná Hora es una de las más interesantes porque, en la actualidad, ofrece una especie de adelanto de lo que se va a ver durante el viaje: desde la reproducción del viejo grabado que ofrece un mapa exhaustivo de la ciudad hasta los murales que, con un encanto notable, muestran los principales rasgos de esta célebre ciudad: la fuente de piedra, el osario y, por supuesto, la actividad minera que no descuida ni siquiera el detalle de la sombra de uno de los mineros fuera de cuadro, es decir, en el suelo. Un gran comienzo casi sin bajar del tren.

Estación de tren de Kutna Hora

 

2. Osario de Sedlec

Es sin lugar a dudas una de las visitas imprescindibles en Kutná Hora. Seguramente, también, uno de los más populares del país; pero, sobre todas las cosas, el rincón checo que más asombro suele generar entre los visitantes. Se trata de una capilla católica a la que se accede tras bajar unas anchas escaleras. En la misma entrada hacia la derecha se puede apreciar la firma del autor (František Rint) y la fecha de su curiosa obra (1870). Decorada exclusivamente a base de huesos humanos que al parecer inundaron el cementerio en tiempos de la peste, entre sus curiosas piezas se destaca el candelabro central, la guirnalda de calaveras y el escudo de armas de la familia Schwarzenberg. La ininterrumpida proliferación de huesos, calaveras y tibias genera un efecto difícil de poner en palabras que, por supuesto, recomendamos experimentar en carne propia.

Osario de Sedlec

 

3. Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora y San Juan el Bautista

Ubicada apenas a cien metros del osario, es decir a un kilómetro y medio del centro de la ciudad, se trata también de un templo católico fundado en 1280 por una orden de monjes bávaros y concluido en 1320. A tono con el pasado glorioso de la ciudad, se trata de uno de los primeros ejemplares de arquitectura gótica de la región de Bohemia y el mayor edificio religioso del país hasta la aparición de la famosa Catedral de San Vito. Esta iglesia muestra a las claras hasta qué punto Kutná Hora podía darle batalla a Praga. Incluso se dice que, para financiar su construcción, la orden religiosa obtuvo un permiso para excavar el terreno de la propiedad en busca de metales valiosos —sobre todo, plata— que en ese entonces abundaba.

Iglesia de la Asuncion de Nuestra Senora kutna hora

 

4. Capilla de Santa Bárbara

Es una de las iglesias góticas más famosas de Europa Central. Su construcción fue proyectada en 1388 por los mismos habitantes de Kutná Hora para competir con la Catedral de San Vito de Praga, y recién se finalizó en 1905. Más allá de tratarse de una visita imperdible que requiere de cierto tiempo, teniendo en cuenta la majestuosidad del edificio (presten especial atención a sus techos decorados y las notables vidrieras terminadas en forma manual), no debería pasarse por alto que esta capilla conserva sus bancos de madera originales tallados por el artista Jakub Nymburský nada menos que en el siglo XV.

Capilla de Santa Barbara

 

5. Fuente de piedra

El centro entero de Kutná Hora es un sitio tan imperdible como exquisito que, no en vano, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por Unesco. Sin embargo, hay un detalle que tal vez condense un poco sus excepcionales características: la fuente de piedra, ubicada en pleno casco histórico de la ciudad, constituye desde tiempos inmemoriales un ejemplar único de gótico tardío en toda Europa Central. Construida en 1495 por el cantero y pintor Briccius Gauske, esta hermosa fuente con forma de templo —o incluso corona— suministraba agua potable a toda la ciudad en los tiempos de mayor explotación minera. ¡Ah!, tal vez como homenaje a su heroica tarea, en su fachada hay un antiguo dispositivo que ofrece agua potable para refrescar la caminata y, del otro lado, no dejen de espiar el orificio de la puerta ya que, en su interior, suelen exponerse distintas estatuas y obras de arte.

Fuente de Piedra

 

6. Calle de Ruthard

Es cierto que la historia no resulta muy agradable, ya que, en este callejón medieval, tal como su nombre lo indica, estaba la casa en la que el rico ciudadano de Kutná Hora Jiří Rudhart encerró a su propia hija Rozina en el sótano, junto a todas sus riquezas, para luego emparedar la puerta. ¿El motivo? La avaricia: no quería entregar su plata la dote. Sin embargo, los recovecos de esta zigzagueante arteria de piedra, con sus estupendas vistas de la capilla de Santa Bárbara y una cantina a la que se accede mediante una especie de caverna merece, sin lugar a dudas, una visita y, por supuesto, unas cuantas fotos.

calle ruthard

7. Camino de los molinos

No habría que irse de Kutná Hora sin recorrer este relajante y hermoso sendero natural de casi tres kilómetros que atraviesa el valle del río Vrchlice, antiguas canteras, pequeños estanques y molinos medievales (algunos fueron remodelados, otros resisten estoicos el paso del tiempo en forma de ruinas). Con accesos a la entrada de varias minas antiguas que, por seguridad, permanecen cerradas, además de mostrar interesantes especies de flora y fauna que van describiendo en detalle los letreros, este hermoso camino ofrece un romántico paseo por la naturaleza que, no por casualidad, es el más elegido por los locales.

Camino de los Molinos kutna hora

 

8. Menhires de Kutná Hora

Para que no queden dudas de que, además de una gloriosa historia, Kutná Hora cuenta también con un gran presente, en 2012 se colocaron una serie de menhires muy similares a los que los celtas instalaron en varios sitios del mundo. Ninguna de las piedras tiene una ubicación azarosa, cada una está señalando lugares y monumentos emblemáticos en los alrededores. Pero además de invitar a la relajación, esta zona a la que se accede por un camino de tierra a solo media hora de la estación de tren, ofrece vistas increíbles de la ciudad, esculturas y hasta un sitio pensado para hacer grandes fogatas. Cierre perfecto de toda visita a Kutná Hora, contemplar el atardecer desde los menhires no solo deja un estupendo sabor de boca, sino que además permite cargar las baterías existenciales.


Ruta de los menhires en kutna hora

Sigue leyendo...

Hoteles con encanto en la República Checa.

Rutas cicloturistas en Chequia.

19 joyas de Chequia reconocidas por la Unesco.

Puentes que conectan con el paraíso en República Checa

La simbología que guardan los puentes es casi tan amplia y singular como estas construcciones en sí mismas. Representa en términos generales ese deseo de conexión, de romper aislamientos, de acercar tierras y culturas. Nos gustaría pensar que por eso mismo el ser humano ha cuidado tanto su estética, no conformándose con lo meramente práctico. Entre los cientos de puentes de la República Checa, visitaremos 12 que destacan por diversas razones.

Arquitectura Diseño Experiencia viajera
Lujo y austeridad: dos casas funcionalistas de Praga

Las villas Müller y Rothmayer resultan dos excelentes ejemplos de la arquitectura funcionalista. Sin embargo, ambas se basan en ideas muy diferentes: la primera en la excelencia de las materias primas –sin reparar en gastos– y la segunda en el reciclaje y el ahorro. Ambas están abiertas al público.

Arquitectura Arte Cultura Diseño Experiencia viajera
Spas históricos de película: glamour y mucho descanso

¿Quién necesita un descanso y extra-relajación? Los spas historicos de Karlovy Vary, protagonistas de varias películas, consienten al máximo a sus visitantes. Los guías de turistas Kateřina Švajdlerová y Jan Šimurda, además de José Luis Atienza, director de Dorado Tours, nos cuentan todo lo que debemos saber para regalarnos unas vacaciones muy saludables.

Arquitectura Bienestar Consejo de local Experiencia viajera