Una semana en MORAVIA: vino, folklore y tradición

La región famosa por su vino, sus hitos arquitectónicos sin igual, sus bellos jardines, sus singulares espacios naturales y sus tradiciones es inagotable, mientras ofrece muchas opciones de relax y diversión. Planea un viaje inolvidable de una semana a Moravia.

Por: Jess Garbarino

Publicado: Agosto 14, 2020

Días 1 y 2: Olomouc y sus alrededores

Para empezar con la mejor vibra, sin presiones ni multitudes, hay que dirigirse a la joya del barroco: la encantadora ciudad de Olomouc, que se recorre a pie con total tranquilidad y se disfruta con su animado ambiente estudiantil.

Luego, también se puede dedicar una jornada completa a recorrer los alrededores de Olomouc, visitar alguna fábrica de queso, el castillo de Bouzov o internarse en una cueva.

Día 3: Zlín y Kromeříž

Los amantes de la arquitectura tienen que poner en su lista de deseos la ciudad de Zlín y dedicar unas cuantas horas a recorrerla. Allí también se le pueden seguir los pasos a un checo muy famoso: Tomáš Baťa, creador de un gran imperio del calzado que trascendió las fronteras de Chequia.

Luego, para agasajar la vista, hay que llegar al conjunto palaciego de Kroměříž y sorprenderse con sus bellísimos jardines, designados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y que se pueden ubicar entre los más hermosos de Europa.

Día 4: Karst de Moravia y Brno

El cuarto día en Moravia se puede emprender una excursión hacia las cuevas del Karst de Moravia, que llenan de asombro a los visitantes, además de recompensarlos con el verde intenso de su entorno natural.

Para luego llegar a la ciudad de Brno, la segunda más grande del país después de Praga, y disfrutar de su intensa vida nocturna, además de dedicarle todo el día siguiente.

Día 5: Brno

La ciudad más grande de Moravia, Brno, es multifacética y tiene una gracia particular. Con una población mayoritaria de estudiantes, sus cafés y su vida nocturna son notables. Pero también es un imán para los amantes de la arquitectura, pues allí se encuentra la obra maestra del arquitecto Mies van der Rohe, la Villa Tugendhat, reconocida por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Día 6: Ruta del vino por Lednice, Valtice y Mikulov

Y dejamos lo más importante y delicioso para el final del recorrido: la ruta del vino de Moravia. ¿Por dónde empezar? Quizá lo mejor sea dirigirse al Centro Nacional del Vino en Valtice. La ruta puede continuar en Lednice, con su encantador castillo y luego en la encantadora Mikulov.

Bonus

La región es hiperactiva y siempre hay algún evento notable para disfrutar. No te pierdas la Cabalgata de los Reyes, las fiestas de la vendimia, sus maratones y la nutrida agenda cultural de Brno.

Brno no es una ciudad, Brno es mi hogar

Wanda es la tatuadora conocida en Brno como Ashtray Heart tattoo, pero es también una estudiante y la actual becaria del Turismo de la República Checa  en España, disfrutando de cada momento de su estancia en Madrid. Afirma ser una ciudadana de Brno  aunque nació y vivió sus primeros 19 años en Eslovaquia. Opina que el hogar no se elige por nacimiento, pero si se tiene suerte, se termina encontrando algún día.

Consejo de local
Néstor Henríquez: checo por elección

Una beca para terminar sus estudios en Ciencias Políticas llevó a Néstor –hace ya 21 años– desde Colombia, su país natal, a Chequia, que lo cautivó y le cambió la vida y los planes. Hoy es guía de turistas en Praga y tomó la nacionalidad checa. Así, nos cuenta sobre los lugares que debes ver en su ciudad favorita.

Consejo de local
Ricardo Saavedra: viajar, escalar, correr y promover Praga

Una chica checa conquistó a Ricardo cuando estudiaba su maestría en Escocia y ya no la dejó, aunque fueron cambiando los lugares de residencia: primero Estados Unidos, luego México y por último Praga, donde lleva 12 años viviendo. Hoy, maneja una agencia de viajes (“¡soy un mexicano que promueve Praga!”, dice) y, en sus ratos libres, practica escalada en roca, natación y running. Aquí nos revela los secretos de la capital de Chequia.

 

Consejo de local