MORAVIA DEL ESTE: Arquitectura popular y mucha tradición

La región de Zlín, en los alrededores de la ciudad del mismo nombre, se caracteriza por su arquitectura popular, sus arraigadas tradiciones, los magníficos jardines de Kroměříž y el delicioso sabor del licor Slivovice. ¡Hay mucho para explorar en el este de Chequia!

Por: Jess Garbarino

Publicado: Abril 23, 2020

Arquitectura popular

El arquitecto, artista y etnógrafo eslovaco Dušan Jurkovič, también conocido como “el poeta de la madera”, fue uno de los creadores de la llamada arquitectura popular (o de secesión popular), emparentada con el art nouveau. Aunque hay obras suyas en toda Moravia, muchos de sus trabajos más emblemáticos se encuentran la región de Zlín. Así, se puede hacer un interesante recorrido siguiendo los pasos de este creativo arquitecto.

Museo Etnográfico de Rožnov pod Radhoštěm (60 kilómetros desde Zlín): El museo al aire libre más grande y antiguo de Europa central tiene el objetivo de preservar las artesanías tradicionales y el arte popular, además de reconstruir la vida comunitaria de los habitantes de Valaquia. Durante el recorrido se puede ingresar a antiguas viviendas en el Pueblo de Madera, probar delicias locales y descubrir oficios olvidados.

 

Ciudad balnearia de Luhačovice (25 kilómetros desde Zlín): El arquitecto Jurkovič dedicó tres años de su vida a la tarea de componer la distribución urbanística general del balneario y proyectó 14 de los edificios, aunque no todos se conservan en la actualidad. La ciudad balnearia, famosa por sus aguas medicinales naturales, conserva ejemplos de la arquitectura secesionista como La casa de Jurkovič, considerado el edificio más bello de Luhačovice, que se ha transformado en un muy solicitado alojamiento. También hay que prestar atención a la Columnata, diseñada por el arquitecto Oskar Poříska como continuación de la obra de Jurkovič, a las casas Jestřabí y Valaška, al Sluneční lázně (balneario del sol) y al Hudební pavilon (pabellón musical).

Pustevny (80 kilómetros de Zlín): En uno de los rincones más visitados de las montañas de Beskydy se encuentran dos villas (el hotel Maměnka y el restaurante Libušín) y un campanario del arquitecto Jurkovič. La palabra Pustevny significa “ermita” y cuenta la leyenda que, a mediados del siglo XVIII, se construyó aquí la primera capilla de madera para un ermitaño, de modo que de esa circunstancia podría derivar su nombre. El lugar es un importante centro de esquí durante el invierno, mientras que en verano se practica senderismo, ciclismo, paragliding y se hacen recorridos en monopatín o segway. Los amantes de las caminatas al aire libre amarán recorrer a pie los cuatro quilómetros que van de Pustevny a la montaña Radhošť, con magníficas vistas de las montañas Beskydy. Por lo demás, el sistema de telesilla que conecta Trojanovice y Pustevny se inauguró en 1940 y es el más antiguo de toda Europa.

 

Folclore y tradición

La Cabalgata de los Reyes es una de las tradiciones checas más singulares y atractivas que se puedan ver y en Vlčnov (ubicado a 40 kilómetros de Zlín) se celebra cada primavera, a finales del mes de mayo.

La festividad fue inscripta en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2011. Se trata de un original rito de iniciación en el cual los jóvenes de 18 años son recibidos entre los adultos. Cada muchacho puede actuar como miembro del séquito sólo una vez en la vida, mientras el rey es un niño de entre 10 y 15 años vestido con traje de mujer que lleva una rosa en la boca. El programa del evento incluye espectáculos folclóricos, conciertos de grupos de charanga y cimbel, degustaciones de vinos, feria de artesanías y exposiciones. Se trata de un ritual muy antiguo que, antes de la Segunda Guerra Mundial, se llevaba a cabo en prácticamente todos los pueblos de la región de Slovácko, sin embargo, en la actualidad se conserva en Vlčnov, Hluk, Kunovice y Skoronice (sólo en Vlčnov se celebra todos los años).

Patrimonio universal

El Palacio Arzobispal de Kroměříž (ubicado a 30 kilómetros de Zlín), rodeado por espectaculares jardines, también llamó la atención de la Unesco que lo inscribió en su lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1998.

El Jardín de las Flores se creó a mediados del siglo XVII, fue diseñado con una precisa simetría y está adornado con gran cantidad de esculturas y fuentes. En el centro se instaló una rotonda rodeada con un boulevard escoltado por esculturas de dioses de la antigüedad. Por su parte, el jardín que se encuentra al pie del palacio es una bella muestra de un parque muy bien conservado, con una magnífica colección de árboles.

El palacio barroco es el punto dominante y cuenta con una torre que ofrece una vista privilegiada de la ciudad, sus terrazas y alrededores. El lugar solía funcionar como residencia principal de los obispos y luego de los arzobispos de Olomouc. El palacio resguarda, en la actualidad, un extenso archivo musical y una biblioteca con 33 mil volúmenes.

Otra visita que no debes perderte es el Monasterio de Velehrad, en especial su basílica (a 35 kilómetros desde Zlín), ya que es el centro espiritual de Chequia. En este lugar empezó a escribirse la historia milenaria del cristianismo de Europa central y, cada año, se celebran romerías nacionales en las que participan decenas de miles de personas. La más importante se organiza cada 5 de julio para festejar la llegada de los apóstoles eslavos Cirilo y Metodio a la Gran Moravia en el 863 después de Cristo, es decir, hace 1157 años.

Licor típico

Claro que todos estos recorridos sabrán mucho mejor si de tanto en tanto te detienes para probar el tradicional licor de ciruela Slivovice, de producción local. Los vecinos de la región aseguran que, si cada mañana se bebe un pequeño vaso de este licor algo incoloro, de una potencia reconocida a nivel mundial, es posible alejar todos los males del cuerpo y la mente. La creencia puede venir de una costumbre del siglo XIII, cuando los destilados eran sinónimo de prevención de enfermedades contagiosas.

¿El mejor lugar para probar el Slivovice? La destilería de Rudolf Jelínek, que se encuentra en Vizovice (a 20 kilómetros de Zlín).

 

Tres días fascinantes

Dedícale a la región de Zlín tres días y quedarás maravillado con sus atractivos. Te sugerimos un itinerario con los hitos que no puedes perderte:

 

Día 1: Zlín - Vizovice - Luhačovice

Día 2: Kroměříž - Velehrad -Vlčnov

Día 3: Rožnov pod Radhoštěm - Pustevny - Radhošť

 

¿Cuándo? La mejor época para viajar a la región de Zlín es de abril a octubre. Mientras que los amantes de esquí van a preferir visitar la zona de mediados de diciembre a principios de marzo.

 

 

 

Canales relacionados

Experiencia viajera
OLOMOUC: Auténtica belleza morava

Hay un gran número de buenos argumentos para poner rumbo a la antigua capital de Moravia. Su bellísimo centro histórico de acentos barrocos es uno de ellos, sin duda. Pero quizá la razón que más aprecian los viajeros es esa mezcla tan suya de calma y entusiasmo que propone a los visitantes.

Experiencia viajera
Terezín, no olvidar para no repetir

A menos de una hora al norte de Praga se encuentra el único campo de concentración de la época nazi en el territorio checo: Terezín. Es importante conocer las partes más truculentas de la historia para evitar que se repitan, olvidarlo podría ser un craso error. Además al visitarlo sorprenden algunos aspectos tanto de la fortaleza como de la población que estuvo allí recluida.

Experiencia viajera
Compras para expertos: te contamos (en voz baja) sobre 6 lugares únicos

¿Buscas algo que vaya más allá de los típicos recuerditos? Te proponemos seis lugares del centro de Praga que son una locura, donde ir a buscar el regalo más original, inesperado y con auténtico diseño checo.

Experiencia viajera