Chequia recuerda en su 150 aniversario a Adolf Loos, el arquitecto que rompió las normas

Adolf Loos, el arquitecto checo que sentó las bases de la arquitectura moderna y creó un nuevo concepto del espacio, hubiese cumplido 150 años este 2020. La República Checa ha recordado su figura con una amplia agenda cultural durante todo el año. Conoce sus inquietudes y proyectos más relevantes.

Por: Pepa García

Publicado: Noviembre 30, 2020

Polémico, innovador, creativo, apasionado, rebelde… todos los apelativos se quedan cortos para definir la figura del arquitecto Adolf Loos. Estos rasgos suelen ser también comunes en aquellos personajes adelantados a su tiempo y que les toca abanderar vanguardias. Y Adolf Loos no sólo quiso romper con las normas arquitectónicas anteriores sino que se encargó de transmitir sus pensamientos en ensayos como ‘Ornamento y delito’ en el que se posicionaba en contra del abuso de los adornos y donde señala que “liberarse de ellos es signo de fortaleza espiritual”.

Adolf Loos, el ornamento es delito

Para conocer la cuna de Adolf Loos hay que trasladarse a Brno, ya que nació en esta ciudad en 1870, cuando formaba parte del Imperio Austrohúngaro. Aunque cursó estudios en varias universidades de Liberec, Dresde y Estados Unidos, nunca llegó a terminar la carrera de arquitectura. Tampoco lo creía imprescindible. Para él un arquitecto solo era “un maestro de obras que habla latín”. Con poco más de veinte años decide trasladarse a Filadelfia, donde residían sus tíos. Allí ejerció varias profesiones y aprendió el valor de la eficiencia aplicada en la industria americana. Tras tres años de estancia vuelve a Europa y se instala en Viena. Tiene 26 años y halla una atmósfera de transición, de cambio de siglo y de inicio de vanguardias. En ese momento, otros artistas inauguraban una nueva corriente, la Secesión Vienesa, y le piden que se adhiera a un grupo cuyo abanderado era Gustav Klimt.

En ese efervescente ambiente, Loos inicia una carrera profesional siguiendo sus propias normas, las de un racionalismo arquitectónico basado en líneas depuradas y eliminación de todo aquello innecesario. Como es de suponer, fueron frecuentes las polémicas con compañeros de oficio, pero eso no le detuvo, incluso hizo alegatos “escandalosos” y fundó una escuela de arquitectura, sin permiso oficial, donde los alumnos recibían formación gratuita. Se podría escribir un libro entero de curiosidades sobre su persona. Sirva como ejemplo de su creatividad, el proyecto de vivienda que diseñó para Josephine Baker en París, con una fachada formada por franjas horizontales de mármol negro y blanco, y piscina interior. A comienzos del siglo XX, esto era todo un desafío.

Aunque el exterior de sus construcciones era sumamente sobrio, el interior estaba mimado al detalle. De hecho, fue Adolf Loos el creador del concepto Raumplan, que concebía los espacios  de manera individual y los distribuía en distintas alturas, con un tamaño e iluminación diferente. La funcionalidad, por tanto, era lo más importante. Eso no quiere decir que en estas residencias no se cuidaran o integrasen materiales nobles o un bonito mobiliario. Como bien se demuestra en la Villa Müller de Praga, nada se deja al azar.

República Checa recuerda a Adolf Loos en varias ciudades del país

Tras este breve paseo por la biografía de Adolf Loos, seguiremos su trayectoria a través del programa cultural que ha elaborado la República Checa para celebrar el 150 aniversario de su nacimiento. Durante 2020 se han realizado exposiciones, actividades culturales y visitas guiadas en Praga, Brno y Pilsen, principalmente. Y también habrá algunas que se alarguen hasta la primavera de 2021. En este enlace encontrarás la agenda completa.

La Villa Müller y otras joyas arquitectónicas de Praga

La capital checa ha centrado esta importante efeméride en dos exposiciones. La primera de ellas, ‘Adolf Loos: La repetición de un genio’, mostrará el legado de Loos –cómo jugaba con el espacio, los materiales empleados, la luz y el mobiliario basándose en proyectos reales de Pilsen, Praga y Brno– y, además, profundizará en su vida personal y lazos con la arquitectura checa. Se puede visitar en Norbertov hasta el 31 de enero de 2021.

También en Praga se exhiben unas interesantes réplicas de mobiliario de Loos y de otros profesionales coetáneos en el Centro Modernista. Además de arquitecto, diseñaba muchos de los muebles para sus proyectos. Esta galería se encuentra en el pabellón de Vinohrady (Vinohradský pavilón), y se puede visitar de lunes a sábado.

La siguiente cita nos llevará a conocer dos construcciones magníficas. La primera, una de sus obras más importantes de Loos, es la Villa Müller, que fue construida entre 1928 y 1930 por encargo de František Müller, una de las personalidades más representativas de la sociedad del momento. Aunque externamente exhibe unas líneas severas, su interior es un buen ejemplo del concepto ‘raumplan’. Los materiales empleados son nobles, y el mobiliario funcional pero muy estético. Puedes hacer una visita virtual en 3D y ver imágenes en este enlace.

Esta vivienda es uno de los vértices, junto con la Villa Rothmayer y el Centro de estudios y de documentación de Norbertov, del triángulo arquitectónico del Museo de Praga.

Para conocer la villa de Winternitz hay que trasladarse al barrio Smíchov, donde se erige esta bonita vivienda que diseñó, en colaboración con el arquitecto checo Karel Lhota, en 1932 antes de morir.

Tras las huellas de Loos en Brno

Brno, la ciudad natal del arquitecto, es otra parada obligada en este recorrido. La capital de Moravia ha organizado un programa muy completo bajo el lema ‘Adolf Loos 150’ con actividades enfocadas tanto a profesionales como a aficionados.

La exhibición ‘El europeo Adolf Loos: siguiendo sus huellas no solo en Brno’ permitirá conocer de un solo vistazo los trabajos de Adolf Loos tanto en Brno como en el resto de la región morava. Para visitarla hay que dirigirse al Museo Municipal de Brno, ubicado en el Castillo Špilberk, antes del 31 de diciembre de 2020.

Además de diseñar edificios y mobiliario, Loos también se atrevió con la escultura. Para conocer esta faceta sólo hay que seguir el itinerario ‘Por las huellas de Loos’, que lleva por obras arquitectónicas y esculturas de Brno y alrededores (hasta final de año).

Igual de interesante resultó la muestra ‘Yoshio Sakurai: Adolf Loos, las maquetas’, con 13 reproducciones de los edificios más conocidos de Adolf Loos. Las maquetas han sido realizadas por estudiantes de la TOYO, la Universidad de Tokio, a escala 1:50. Por último, en este mismo lugar, hasta el 21 de diciembre se pueden apreciar obras realizadas por seguidores y estudiantes de Loos en la República Checa en la muestra ‘Los sucesores de Adolf Loos’.

Las viviendas de Loos en Pilsen, un símbolo de estatus

Adolf Loos también dejó una profunda huella en Pilsen, adonde acudió en 1907 como invitado de la familia Hirsch, que se había quedado prendada en Viena de su estilo. Pero no fueron los únicos que apreciaron su trabajo, varios empresarios judíos también contrataron sus servicios para disponer de residencias que marcasen su estatus social. Llegó a intervenir en trece viviendas, de las cuales se han conservado ocho. Tras la huida de muchas familias judías durante la Segunda Guerra Mundial, la mayoría fueron convertidas en oficinas o remodeladas, ya que el régimen comunista no les daba ningún valor. Una vez superada esta etapa, los descendientes de algunos propietarios, como la familia Brummel, iniciaron la reconstrucción, y más tarde fueron organismos oficiales los que hicieron lo mismo con los pisos de las familias Vogel, Kraus y parte de la de Oscar Semler. Cien años después de su construcción, en 2014, muchas de ellas abrieron al público convertidas en estrellas de la arquitectura. Existen tres itinerarios muy interesantes pero ahora mismo, debido a la situación sanitaria actual, no se pueden visitar los interiores.

Además de estos itinerarios, Pilsen también recordó este 2020 a Loos con dos exposiciones temáticas. La primera, con el título ‘Adolf Loos: A escondidas. Las joyas guardadas de la arquitectura moderna’, muestra fotografías históricas de su trabajo en Pilsen. Y la segunda, ‘Adolf Loos: La transformación. Desde el rechazo hasta la resurrección’, narra la historia de cada uno de sus proyectos desde la Segunda Guerra mundial hasta hoy día.

Adolf Loos sentó las bases de la arquitectura moderna, combatió el falso lujo basado en la ornamentación y devolvió a la esfera doméstica la importancia que debía tener. Un profesional peculiar cuya obra merece la pena conocer en su país natal, en la República Checa.

 

Canales relacionados

Experiencia viajera
Marie Rebjonková: agua mineral para la salud - Hotel Imperial, Karlovy Vary

La directora médica del Grupo Imperial –que incluye al Hotel Imperial y el Spa Resort Sanssouci, de Karlovy Vary–, lleva más de 40 años en la institución dedicándose a su especialidad, la balneología, y ayudando a los huéspedes a vivir mejor. Así, nos cuenta en qué consisten los tratamientos y por qué las aguas minerales de la zona ayudan a estar saludable.

Experiencia viajera
Disfruta de la República Checa con los 7 sentidos

El ser humano posee una capacidad innata para adaptarse a las circunstancias más adversas y 7 sentidos que le permiten no solo sobrevivir sino disfrutar de los placeres de la vida. Uno de esos placeres es el de viajar, pero ¿qué ocurre cuándo no puedes hacerlo de forma inmediata? La solución es emplear estímulos alternativos que recreen experiencias que puedas vivir en Chequia más tarde.

Experiencia viajera
Lujo y austeridad: dos casas funcionalistas de Praga

Las villas Müller y Rothmayer resultan dos excelentes ejemplos de la arquitectura funcionalista. Sin embargo, ambas se basan en ideas muy diferentes: la primera en la excelencia de las materias primas –sin reparar en gastos– y la segunda en el reciclaje y el ahorro. Ambas están abiertas al público.

Experiencia viajera